domingo, 24 de mayo de 2015

JUJUY: EL BARRIO OBRERO RESISTE LA OCUPACIÓN

A pesar del intento del gobierno de judicializar el conflicto, solicitando el desalojo de las tierras y poniendo causas judiciales sobre los principales dirigentes de la toma de tierras en San Salvador por parte del FGE, no han podido quebrar a los trabajadores del asentamiento, que día a día se movilizan para asegurarse sus necesidades básicas y resistir hasta lograr una respuesta favorable que solucione sus necesidades de una vivienda digna.

Del asentamiento, además de trabajadores del Frente de Gremios Estatales y de organizaciones sociales, también participan vecinos y trabajadores que no pueden acceder a una vivienda, el sector más precarizado, los que trabajan en negro, en relación de dependencia.

El gobierno ha reforzado su política de dividir el asentamiento, ofreciéndoles a todos los sectores arreglar individualmente, con el objetivo de aislar al Seom, único gremio que no ha sido convocado a negociar. Hasta ahora esta política ha fracasado, demostrando la solidaridad y la unidad de los trabajadores, lo que ha dado un nuevo golpe al gobierno.

El asentamiento está muy organizado, se ha conformado una olla popular que asegura la alimentación de todos, se realizan asambleas casi diarias en los sectores y se toman medidas de seguridad para evitar infiltraciones y provocaciones. Toda una escuela política

EL Partido Obrero ha acercado su solidaridad y participado de iniciativas en el asentamiento, denunciando la incapacidad del gobierno de poder darles una respuesta; reivindicando la capacidad de la clase obrera de discutir sus necesidades y darle una salida a través de su propia organización.

Iñaki Aldasoro


1 comentario:

Fernando sosa dijo...

El político jujeño cholulo
La jujeña cuando besa, no besa por frivolidad. El beso, el beso recorre por todo el norte jujeño y define modos de vida diferente y que ha vivido en desigualdad de reconocimientos y derechos. Puede usted besar en la mano, o puede darle un beso de hermano, así cualquiera lo da; pero no garantiza la voluntad para comprender al otro, ni la tolerancia para la aceptación mutua. Solo es el poder por el poder de imponer a desposeer sus riquezas. Es que a muerto el macho jujeño, junto con el ideal de: “mis cabecitas negras”. Hasta permite que lo arresten como a un perro sin dueño. Y así… la besara cuando quiera. Pero un beso de amor, no se lo dan a cualquiera.