martes, 4 de julio de 2017

LOS TRABAJADORES DE SALUD MENTAL VAN AL PARO

Los trabajadores del área de salud mental del Hospital San Roque anunciaron que a partir del lunes 3 de julio dejarán de prestar servicio de Guardia de Salud Mental en dicho nosocomio. La medida es tomada a partir de las irregularidades en los pagos de los salarios, de la situación de  precarización laboral en la que se encuentran muchos profesionales  y del desmantelamiento que sufre dicho área, que no cuenta con las condiciones materiales necesarias para brindar un servicio como corresponde, hecho que se fue agravando progresivamente  desde que se creó el servicio en 2012.
 Los trabajadores denunciaron que la guardia está cada vez más vaciada y los casos que tienen que atender son cada vez más graves, lo que ocasiona que no se pueda prestar el servicio a los pacientes como corresponde, por lo que se vulnera el derecho a la salud mental (El Tribuno de Jujuy 1/7).
 Por otra parte, anunciaron que el miércoles se realizará una asamblea intersectorial para impulsar acciones comunes. También exigirán que  la Legislatura trate  la adhesión a la Ley Nacional N° 26.657 de derecho a la protección de la salud mental, puesto que si bien la misma fue aprobada en 2016, aún no fue reglamentada, lo que ocasionaría que no se contemple una partida presupuestaria para el servicio de salud mental en la provincia.
 Otro eslabón  en el vaciamiento de la salud pública
 A fines del año pasado, hubo renuncias masivas de profesionales de distintos hospitales de la provincia, para obligar al gobierno a dar respuesta ante las demandas de aumento salarial.
 Las denuncias sobre la falta de recursos e infraestructura, de insumos y la escasez de recursos humanos, es una constante que se repite en todos los hospitales de la provincia. En marzo, en la localidad de Susques, los profesionales de la salud denunciaron la falta de infraestructura y equipamiento del hospital y los Centro de Atención Primaria de la zona, a lo que se sumó el reclamo por las malas condiciones salariales y laborales de los trabajadores. En mayo, los vecinos de la ciudad de Perico se movilizaron y realizaron acampes para denunciar el vaciamiento del Hospital Arturo Zabala y el proceso de arancelamiento de varios tratamientos y la falta de médicos.
 Esta situación pone de manifiesto el estado  progresivo de desmantelamiento de la salud pública por parte de los sucesivos gobiernos. A partir de  la puesta en marcha del “Plan Universal de Salud” de Macri, se profundizó y reforzó  una política de destrucción de la salud pública, que afecta por igual a trabajadores y pacientes, un plan que busca avanzar hacia la privatización de la salud.
 Mientras tanto, el actual ministro de salud de la provincia Mario Fiad (UCR-Cambiemos), el principal responsable político del ajuste en el sistema de sanitario, niega que exista una crisis sanitaria,  mientras encabeza la lista de senadores por Cambiemos para las próximas elecciones.
 Desde el Partido Obrero en el Frente de Izquierda llamamos a defender la salud pública, gratuita y universal y exigimos el aumento inmediato del presupuesto para la salud, salario inicial igual a la canasta familiar para todos los trabajadores.

Estela




No hay comentarios: