sábado, 17 de enero de 2015

AMIA: Son todos encubridores



NI LOS “SERVICIOS” DE LA OPOSICIÓN, NI LOS DEL GOBIERNO DE MILANI. POR LA APERTURA INTEGRAL DE TODOS LOS ARCHIVOS
1.    El gobierno nacional acaba de ser acusado por los mismos servicios de inteligencia y la misma fiscalía colocada por el kirchnerismo, años atrás, al frente del supuesto “esclarecimiento” de la causa AMIA.

2.    La llamada “pista iraní” fue prohijada por el fiscal Nisman después de las reuniones de Cristina Kirchner con los líderes del sionismo internacional, al comienzo de su primer mandato. En aquel momento, Nisman puso en marcha una acusación que nunca pudo probar, pero que resultaba funcional a las provocaciones belicistas del imperialismo contra Irán. El kirchnerismo puso a los Stiusso y a la SIDE al servicio de esa operación política.

3.    Con el fracaso de esta “investigación” sobre las espaldas, el gobierno anunció el “memorándum” con Irán, otra vez, como peón de brega de las maniobras de un ala del departamento de Estado, que exploraba un terreno de acuerdos con el régimen teocrático de aquél país. Pero el “memorándum” concluyó en un nuevo papelón para el gobierno, al que la Corte salvó parcialmente cuando lo declaró inconstitucional.

4.    Ahora, los autores de la “pista iraní” han salido a golpear al kirchnerismo, aunque sus motivaciones de fondo están muy lejos de la causa AMIA y de su esclarecimiento. Los Stiusso, desplazados por su colaboración con Massa y otros opositores,  han salido a cobrarle al gobierno su salida de la SIDE.

5.    El kirchnerismo, por lo tanto, se proclama víctima de los mismos espías a los que alimentó durante una década. Pero la salida de los Stiusso no ha implicado el menor desmantelamiento de estos aparatos conspirativos: los “nacionales y populares” los han reemplazado por el represor Milani y la inteligencia militar, entrenada bajo los años del genocidio dictatorial. El papel de estos otros espías es la infiltración y represión al movimiento popular. Pero con seguridad, y del mismo modo en que encubrieron sus propias fechorías contra los desaparecidos, se encargarán de seguir ocultando la información sobre la causa AMIA, y particularmente, lo que refiere a la “conexión local” del atentado. En la larga lista de los acusados por encubrimiento, está Fino Palacios, el ex SIDE que fundó y preparó a la Metropolitana de Mauricio Macri.

6.    Invocando la causa AMIA, en 2006, Néstor Kirchner hizo aprobar la Ley antiterrorista, reclamada por el Departamento de Estado norteamericano.

7.    El Partido Obrero denuncia el encubrimiento de la causa AMIA por parte del kirchnerismo –ayer, del brazo de Stiusso y Nisman, hoy, de la mano de Milani. Denunciamos también a la oposición que actúa como vocera de los “servicios” nacionales e internacionales que, en todos estos años, han bloqueado férreamente cualquier esclarecimiento del atentado. Ni los “servicios” de la oposición, ni los del gobierno de Milani: por la apertura integral de todos los archivos de los servicios de inteligencia de Argentina y de todos los países involucrados; fuera la SIDE, fuera Milani, fuera la Ley Antiterrorista.


EL APOYO DEL “PERRO” SANTILLÁN AL FRENTE DE IZQUIERDA



La convocatoria del “Perro” Santillán a "sumar el esfuerzo de todos los sectores hacia el camino político iniciado por el Frente de Izquierda para que el próximo año tenga todavía mejores resultados" (portal "Prensa Jujuy", 23/12), constituye un síntoma claro de que el Frente de Izquierda continúa siendo el canal político de un ascenso de los trabajadores por la vía de la independencia de clase y un medio de diferenciación política, por un lado, y de reagrupamiento político, por el otro, al interior de los sectores más activos de la clase obrera. "Sería importante, agrega, poder sumar esfuerzos a esta gran herramienta que ha demostrado ser buena para los trabajadores, para darle más impulso todavía". Estas son conclusiones de quien fuera hasta ahora un rival político del Frente de Izquierda  y un vocero destacado de una estrategia política antagónica. El “Perro” destaca, en la misma entrevista, el desarrollo del Partido Obrero en Salta, como "resultado de un trabajo consecuente y coherente que ahí vienen haciendo hace años. ¿Y si la Izquierda gana la intendencia de Salta?, se pregunta, "sería algo sin precedentes". Los planteos del “Perro” deben ser entendidos también como un giro en la apreciación política general de una variedad de agrupaciones de izquierda que lo tienen como referente. Establecen, hasta cierto punto, un nuevo escenario político. Son la expresión de una tendencia aún más amplia, que se pondrá de manifiesto con el desarrollo de la crisis política.

El acercamiento del “Perro” al Frente de Izquierda  zanja, sin atenuantes, las divergencias que se produjeron en el Frente de Izquierda  con relación al llamado Encuentro de Atlanta, que fuera predicado, por su impulsores, como un polo "de lucha" que acercaría a sectores que no comulgaban con el Frente de Izquierda -esencialmente, en alusión a la corriente del “Perro”. Ese Encuentro naufragó hace tiempo como consecuencia de sus contradicciones insalvables -en especial la tentativa de querer disimular con un planteo sindical la formación de un polo político alternativo al Frente de Izquierda. Pretendía, asimismo, desarrollar una "coordinación de las luchas", con un planteo de rechazo al frente único en los sindicatos -o sea que ponía como prioridad el faccionalismo. Las declaraciones del “Perro”, a favor de "sumar" al Frente de Izquierda, constituyen una victoria de nuestra defensa principista y metodológica del Frente de Izquierda -como el canal del desarrollo político independiente de la clase obrera en todos los terrenos.

El “Perro” señala que "los que más han llegado a poder plasmar las necesidades de los trabajadores en las elecciones son los compañeros que integran el Frente de Izquierda". La insistencia en la lucha electoral, en diversos tramos del reportaje, obedece probablemente al rechazo al ‘electoralismo' que el “Perro” ha expresado (con excepciones) en su larga trayectoria y que se registra en diversos sectores que lo tienen como referente.

El Frente de Izquierda no se distingue, sin embargo, al menos para el Partido Obrero, por su planteamiento electoral, sino por los términos de su estrategia política, que se resume en la palabra de orden: gobierno de los trabajadores -precisamente la consigna que rechazaban todo los promotores del mencionado Encuentro de Atlanta. Nuestro método es el desarrollo de una conciencia y organización de clase que prepare a los trabajadores para asumir su propio poder. La política electoral está subordinada a este objetivo y a la comprensión de las condiciones políticas que permiten efectivizarlo. En la agenda de discusiones con quienes se acerquen al Frente de Izquierda  o busquen colaborar con el Frente de Izquierda, este debiera ser el punto central.

Los planteos del “Perro” Santillán inauguran una nueva etapa para el Frente de Izquierda, porque destacan su rol de polo de atracción política. Refuerza la necesidad de actuar como un frente único político contra las fuerzas políticas del capital y de los explotadores.