martes, 12 de mayo de 2015

EL FRENTE DE IZQUIERDA SE LANZÓ A LA CAMPAÑA PRESIDENCIAL

EL FRENTE DE IZQUIERDA SE LANZÓ A LA CAMPAÑA PRESIDENCIAL

Anunciaron la fórmula presidencial Altamira-Giordano

En la tarde de hoy, en el Hotel Bauen, se anunció la fórmula presidencial de la lista que conformará el Partido Obrero (PO) e Izquierda Socialista (IS), del Frente de Izquierda, que competirá en las próximas PASO de agosto. El dirigente del PO, Jorge Altamira, será el precandidato a Presidente, mientras Juan Carlos Giordano, de IS, precandidato a vicepresidente.
Estuvieron presentes y apoyaron el lanzamiento del FIT, a través de una adhesión, Pueblo en Marcha, que ya forma parte de la lista presentada en la Ciudad de Buenos Aires, y el PSTU.
En la conferencia también se anunció que el diputado nacional Néstor Pitrola será precandidato a gobernador bonaerense; el dirigente del PO Gabriel Solano encabezará la lista de diputados por la Capital Federal; y Liliana Olivero, de Izquierda Socialista, competirá por la gobernación de la provincia de Córdoba.
Junto a ellos estuvieron en la mesa Rubén “Pollo” Sobrero, secretario general de la seccional del FFCC Sarmiento de Haedo, Romina del Plá, Secretaria General de SUTEBA Matanza; Marcelo Ramal, diputado porteño y candidato a legislador por la Ciudad; José Castillo, candidato a vice jefe de gobierno también por CABA, y Federico Orchani, del Frente Popular Darío Santillán, integrante de Pueblo en Marcha.
Altamira inició su discurso señalando que “con esta iniciativa se inicia la campaña presidencial del Frente de Izquierda para colocarnos como la cuarta fuerza electoral y para ocupar el segundo lugar político, porque Macri, Massa y Scioli son los tres mosqueteros del ajuste contra los trabajadores”.

Para finalizar Altamira anticipó que “vamos a asistir, como ya ha sucedido en las provincias, a un trasvasamiento de votos del kirchnerismo y del centroizquierda al Frente de Izquierda. Con ello nos estamos convirtiendo en un polo político alternativo, una fuerza con protagonismo en los 24 distritos del país”.


Fellner y Matuk dos viejos conocidos ajustadores y represores de los trabajadores.

Eduardo y Alberto
Fellner y Matuk dos viejos conocidos ajustadores y represores de los trabajadores.
                                      
El gobernador Eduardo Fellner  y el ministro de gobierno  Alberto Matuk, ayer Miércoles 5 de mayo cortaban extasiados  la cinta celeste y blanca de la nueva central de policía de la provincia de Jujuy. Mientras esto pasaba aún seguía detenido el secretario gremial del SEOM Sebastián López  y acusaban a miembros del sindicato de “usurpación” incluido su secretario general Carlos “Perro” Santillán.
Eduardo Fellner y Alberto Matuk son viejos conocidos y saben de estas situaciones. Seguramente en rueda de amigos o cenas en la calle Güemes deben compartir anécdotas de la década del 90 cuando en el gobierno de Carlos “el chato” Ferraro, eran testigos directos y coresponsables de la brutal represión  al pueblo de Libertador Gral. San Martín, durante el 19,20,21,22 de mayo del año 1997.
Eduardo y Alberto ocuparon roles centrales en el gobierno de Ferraro. En ese momento disfrutaban de las últimas mieles del neoliberalismo de Menem, ya que el movimiento obrero y los trabajadores desocupados más una juventud rebelde se transformaban en la punta de lanza de la resistencia  de una clase trabajadora brutalmente golpeada por la inflación, los despidos y las privatizaciones. Este joven proletariado, es el que asustaba a la burguesía jujeña de la pizza con champagne y motivaba que Ferraro dijese en aquellas horas álgidas, sobre la represión que había sido un principio de acción y reacción.
Hoy Eduardo Fellner y Alberto Matuk, los que cortan la cinta, accionaron con diferentes responsabilidades en ese momento contra los trabajadores y desocupados, y enviaron la gendarmería con la anuencia de Menem, Corach, Duhalde, Ferraro, a reprimir. Sin embargo el tiro le salió mal y el 22 de mayo la gendarmería se iba derrotada del pueblo de Libertador a las periferias y hospedajes que le ofrecía la empresa Ledesma.
Como suele decirse, mucha agua corrió bajo el puente, sin embargo, muy pocas cosas han cambiado. Una parte de los desocupados de la década del 90, se compraron un auto y remisean, otros la siguen peleando con un kiosko, otros tienen trabajaos menos precarios que los viejos planes trabajar, sin embargo todos tienen algo en común, sufrir la precariedad.
Un 40 % de trabajo en negro, un 60 % de trabajadores que dependen del Estado y una ley paritaria que pretende someterlos a la obediencia total  y una población que se sigue amontonando en las periferias sin planificación previa y el dato más desolador, amontonados en las casas, donde llegan a vivir dos o tres familias. Ya el 2011 fue el levantamiento popular de toda la provincia que una vez más levantaba las banderas del 90, reclamando lugares dignos en donde vivir.  Los trabajadores de aquella época y los trabajadores de hoy, siguen con las mismas cuestiones pendientes a resolver, una casa digna y no prestada, un trabajo en blanco y no en negro o precario, un salario acorde  a la canasta familiar un 82% móvil…muchas cosas siguen igual y sin ser respondidas.
Cuando Eduardo Fellner terminaba de cortar la cinta y la misma caía suavemente sobre el piso acompañada de aplausos,  miró a su amigo Alberto Matuk, que no estaba al tanto del evento, que estiraba el cuello desesperado por saber si a lo lejos lo que se veía era una humareda de goma quemada cerca de Higuerillas o tan solo una nube negra y espesa de esas que traen grandes tormentas. Alberto movió su muñeca acomodándose el reloj, como lo hace siempre, (gesto nervioso, ¿quizás?) miró a su amigo y le sonrio.

Sea una gran tormenta o una goma quemada, tanto Eduardo Fellner y Alberto Matuk, saben que algunas cosas sí han cambiado y es que los trabajadores empiezan a abandonar los barcos que se anunciaban al paraíso, han hecho la experiencia …….y eso los pone mal.

Corresponsal