viernes, 27 de marzo de 2015

La Crisis Política y el Panorama electoral en Jujuy

El gobierno de Fellner viene analizando, desde fines del año pasado, qué reforma electoral realizar para no perder las elecciones.  Ya hizo público en diferentes oportunidades que analiza todas las medidas imaginables: ley de acoples, volver a la ley de lemas, la reforma de la constitución y ahora se agrega el intento de adelantamiento de las elecciones, para julio.

El gobernador salió a aclarar en un acto que analizaba la posibilidad del adelantamiento, junto con otras provincias: Tierra del Fuego, Entre Ríos, Formosa y San Juan (El Tribuno, 17/3). Esta noticia ha generado una crisis que afecta la estrategia kirchnerista para Octubre, ya que además de las provincias “grandes” que no gobierna el kirchnerismo: CABA, Santa Fe, Córdoba; se sumarian provincias muy vinculadas al gobierno nacional, lo que eventualmente le demandaría menores esfuerzos para las elecciones presidenciales. Según Clarín (19/3) Fellner llamó insistentemente a  CFK para consultar la posibilidad del adelantamiento, en representación de varias provincias además de Jujuy, cosa que no tuvo éxito.

El gobierno arrastra un desgaste y agotamiento, que día a día ve sufrir nuevos embates, ataques y crisis al interior del FpV. Muchos analistas han remarcado que si espera hasta Octubre, la diferencia con el radicalismo sería inalcanzable. En Casa de Gobierno especulan con que el adelantamiento  tome al radicalismo jujeño sin ponerse de acuerdo en base al nuevo marco de alianzas que se produjo en la Convención Radical de Gualeguaychu (recordemos que Gerardo Morales firmo un acuerdo con Massa); y sumado a una batería de iniciativas legislativas, le permita disputar la elección en paridad con el radicalismo.

Se abrió el mercado de pases

En este cuadro, se han producido una serie de realineamientos en torno a dos bloques políticos: el que encabeza el FpV, que cuenta con el acompañamiento de Milagro Sala y el FUyO; intendentes del interior y busca sumar a dirigentes desplazados y dirigentes sindicales a sus filas; y el otro que encabeza la UCR y que agrupa al PS, el Massismo y ahora busca incorporar al PRO.
Estos bloques buscan descargar la crisis sobre los trabajadores. Luego de votar  la “ley de paritarias”, el gobierno trata de imponer acuerdos salariales a la baja a los trabajadores.  Para el sector publico las ofertas rondan entre un 22 y 27% en cuotas,  en el marco de un fuerte aumento en el costo de vida: en lo que va del año subió un 70% el colectivo, un 33% el agua, un 30% el ISJ (obra social), la luz, entre los más resonantes.

La alternativa de los trabajadores.

Todas las encuestas ponen al FIT Jujuy como la tercera fuerza en la provincia, una encuesta de ARESCO de marzo de este año, pone al FIT con un 10,4% y una proyección del 15%.
Es en este marco, que desde el Partido Obrero planteamos que tenemos que ir hacia el reagrupamiento de todas las fuerzas políticas que ven en el FIT la alternativa política de los trabajadores. Estamos frente a  dos grandes polos políticos patronales, que van a concentrar todas las fuerzas para instalar una polarización electoral. En este cuadro, nos parece fundamental la intervención decidida que apunte a denunciar ambos bloques como patronales y representantes de los mismos intereses sociales, antagónicos con los intereses de los trabajadores.

El Partido Obrero ha dado un paso importante en este sentido, al ponerse de acuerdo junto al “Perro” Santillán y las organizaciones que se referencian en él, en una serie de conclusiones políticas para avanzar en la colaboración política y en la caracterización de la situación de Jujuy. Esto nos tendría que permitir discutir iniciativas comunes y campañas. En estos momentos el SEOM, dirigido por Santillán es el único gremio que ha salido a la calle a enfrentar la ley de paritarias y el acuerdo salarial ofrecido por el gobierno.

EL Frente de Izquierda tiene que estar a la altura de las circunstancias y discutir, con todos los sectores con lo que se ha abierto un debate,  las formas de colaboración y participación para quebrar el intento de polarización e instalar una referencia política de los trabajadores que luche por un bloque en la legislatura y en los concejos, que utilice las bancas para llevar los reclamos y que los acompañe desde las calles, junto a sus organizaciones.

A la luz de esto, hemos convocado a una conferencia electoral del Partido Obrero, para el 11 de Abril, que produzca una deliberación política sobre el cuadro político que vive la provincia, y como encaramos una campaña que integre un trabajo en los barrios, en los lugares de trabajo y entre la juventud.

Iñaki Aldasoro