viernes, 9 de septiembre de 2011

Aceros Zapla: escalada patronal

Con la excusa de la caída de los precios sobre aceros especiales, Taselli anunció el cierre de las secciones de acondicionamiento tren fino, Irep y tren Blooming, sector forja, hornos de tratamiento térmico de aceros especiales, entre otros; también señaló que la producción sólo sería de hierros para construcción y perfiles.

Los delegados solicitaron al sindicato realizar una asamblea informativa en puerta de fábrica con todos los trabajadores. Les dijeron que "hay que seguir los procedimientos normales", y que primero debía producirse la audiencia con la patronal. En todos los procesos de luchas en Zapla, la dirección gremial ha funcionado como bombero de Taselli.

La política de la empresa es la de reducir la actual planta de trabajadores de Aceros Zapla, mientras crecen los tercerizados. Se van deshaciendo del personal con la argucia de la jubilación prematura, con edades aproximadas de 60 años. En algunos casos, hay trabajadores con más de 34 años de servicio y a tres de cumplir con el requisito de los 65. El objetivo en todo momento es la reducción del personal a no más de 400 obreros, y la obtención de subsidios como Pyme. Otra vez, el dinero del pueblo a manos de los vaciadores.

Sin dudas, el modelo K es aplicado a rajatabla en los ex Altos Hornos Zapla. Hasta comienzos del año pasado, Taselli recibía dinero de la Anses para cubrir el 30% del salario de los trabajadores, aún cuando había fuertes pedidos de producción de aceros especiales. Ahora que existe la inminente amenaza de cierre de estas importantes secciones, Taselli no pone un peso y traslada la crisis a los trabajadores.

Ningún despido ni suspensión. Si Taselli sólo puede producir con subsidios, que Zapla sea restituida al patrimonio estatal, bajo la gestión de sus trabajadores.

Mario Leguiza
Candidato a diputado nacional por el Frente de Izquierda

LAS TOMAS SIGUEN EN JUJUY

El "plan de lotes para todos" hace agua

A más de un mes del estallido provincial que dejara en el medio cuatro muertes, la crisis de vivienda está lejos de resolverse.

El plan "un lote para el que lo necesite" ya lleva 60 mil inscriptos en la provincia. Más de 10 mil familias siguen tomando terrenos, a pesar de que en algunas tomas no se relevó a todos. En Perico, con 2.500 familias ocupando tierras, ya hay 10 mil inscriptas en los censos. Se han desatado enfrentamientos a tiros entre los arrendatarios y las familias ocupantes, por ganar un pedazo más de tierra. Para los planes de viviendas hay 18 mil inscriptos. Pero las 1.600 viviendas construidas fueron ocupadas en su totalidad y en lista de espera de inscripción hay otros 15 mil. El Instituto de Vivienda provincial sólo ofrece la construcción de 1.800 casas, a sortearse entre un total de casi 30 mil familias.

El plan de lotes fue aprobado por decreto del gobernador Barrionuevo, ofreciendo tierras fiscales en el Pongo y Chalcán ante el fracaso legislativo de un proyecto que dispusiera nuevas expropiaciones de tierras. Pero este fracaso no puede remediarse con el plan "un lote para cada familia" del PJ-Fellner. Se trata de un plan improvisado, que no detalla cuáles serían las tierras fiscales para el loteo en poder del Estado, ni el presupuesto que incluiría preparar las condiciones para ese loteo, como los servicios de luz, agua, cloaca, apertura de calles. Ni hablar de viviendas populares a construir posteriormente.

Los más recientes asentamientos -que cunden la provincia con las nuevas tomas- se sostienen con la autodeterminación y sacrificio de las miles de familias que soportan los ataques mafiosos de punteros del PJ por las noches, la amenaza gubernamental de ser excluidos del loteo como castigo por las ocupaciones y el hacinamiento. Tanto Barrionuevo-Fellner como Milagro Sala vienen fracasando en el intento de desalojar a los sin techo. Ahora ofrecen otro señuelo a las familias: la conformación de cooperativas para obras elementales y su traslado a otras tierras, muy lejos de los centros urbanos. Pero las maniobras del PJ y la UCR chocan con los más de 3 mil ocupantes de San Salvador, que en una decena de tomas férreamente organizadas, con delegados independientes en algunos casos, han deschavado las maniobras oficiales. Están en el orden del día la coordinación y la unidad de todas las tomas de tierras y viviendas con los métodos democráticos asamblearios, para imponerle al gobierno un plan de salida verdadero que contemple las necesidades de todos los asentados e inscriptos: a) censo integral de todos las familias sin techo, b) expropiación de las tierras necesarias, junto a los centros urbanos, d) investigación de todas las cesiones de tierras a los monopolios agroindustriales, d) plan de vivienda popular controlado por representantes de los trabajadores y los sin techo, en base a un impuesto extraordinario al gran capital radicado en la provincia.

Gabriela Arroyo

Candidata a Diputada Provincial por el Frente de Izquierda

ACEROS ZAPLA: ESCALADA PATRONAL

Con la excusa de la caída de los precios sobre aceros especiales, Taselli anunció el cierre de las secciones de acondicionamiento tren fino, Irep y tren Blooming, sector forja, hornos de tratamiento térmico de aceros especiales, entre otros; también señaló que la producción sólo sería de hierros para construcción y perfiles.

Los delegados solicitaron al sindicato realizar una asamblea informativa en puerta de fábrica con todos los trabajadores. Les dijeron que "hay que seguir los procedimientos normales", y que primero debía producirse la audiencia con la patronal. En todos los procesos de luchas en Zapla, la dirección gremial ha funcionado como bombero de Taselli.

La política de la empresa es la de reducir la actual planta de trabajadores de Aceros Zapla, mientras crecen los tercerizados. Se van deshaciendo del personal con la argucia de la jubilación prematura, con edades aproximadas de 60 años. En algunos casos, hay trabajadores con más de 34 años de servicio y a tres de cumplir con el requisito de los 65. El objetivo en todo momento es la reducción del personal a no más de 400 obreros, y la obtención de subsidios como Pyme. Otra vez, el dinero del pueblo a manos de los vaciadores.

Sin dudas, el modelo K es aplicado a rajatabla en los ex Altos Hornos Zapla. Hasta comienzos del año pasado, Taselli recibía dinero de la Anses para cubrir el 30% del salario de los trabajadores, aún cuando había fuertes pedidos de producción de aceros especiales. Ahora que existe la inminente amenaza de cierre de estas importantes secciones, Taselli no pone un peso y traslada la crisis a los trabajadores.

Ningún despido ni suspensión. Si Taselli sólo puede producir con subsidios, que Zapla sea restituida al patrimonio estatal, bajo la gestión de sus trabajadores.

Mario Leguiza
Candidato a diputado nacional por el Frente de Izquierda