domingo, 31 de mayo de 2015

El 3 de junio movilicemos para gritar bien fuerte NI UNA MENOS. EL ESTADO ES RESPONSABLE

COMUNICADO de la Organización de Mujeres Plenario de Trabajadoras del Partido Obrero

En todo el país ha sido convocada una concentración para el próximo 3 de junio, bajo la consigna “Ni Una Menos” que refiere a la sucesión diaria de casos en los que la violencia contra la mujer termina en muerte. El detonante ha sido la aparición de Chiara  la niña de 14 años asesinada por haber quedado embarazada. Aunque ningún organismo del estado da cifras al respecto, al menos una mujer por día muere asesinada a manos de parejas, ex parejas u otros ejecutores de un estigma funcional a este régimen social.
Desde la organización de mujeres Plenario de Trabajadoras y desde el Partido Obrero adherimos a la convocatoria, llamando a movilizar el 3 de junio en Jujuy, desde la Maternidad hacia Plaza Belgrano, a las 16hs.
La violencia contra la mujer es una forma de control social. El femicidio es su cara más extrema y cotidiana. El Estado no la combate, la promueve y se nutre de los beneficios sociales que ella le da. En nuestro país en 2012, mediante una reforma del Código Penal, se incorporó el femicidio como figura agravada del delito de homicidio simple, planteando la posibilidad de la cadena perpetua. Es evidente que no ha logrado detener las muertes por violencia de género. Más aún, luego de sancionada la ley de violencia de género con la que se embanderó el feminismo cooptado, la política del kirchnerismo ha consistido en invisibilizar este flagelo.
La Justicia está plagada de fallos misóginos y absolutorios de los atacantes. Conocemos cada vez más casos de ataques a las mujeres identificados con representantes gubernamentales. Desde el estado se dan señales claras al respecto, desde la vulgarización de la prostitución, su intento de legalización, hasta los asesinatos o el regenteo de la prostitución de los hijos del poder. Uribarri, Alperovich, Mazzone, son algunos de los últimos casos resonantes de representantes de gobiernos de todos los colores políticos.
En nuestra provincia, la muerte de Romina Aramayo puso en evidencia una trama de  complicidades que sostiene las redes de trata ,que involucra al aparato policial,  los empresarios, proxenetas, la justicia y los funcionarios. La investigación de su caso provocó el cierre de dos  prostíbulos y allanamientos a comisarías, la Brigada de Investigación, sin embargo  al día de hoy no hay ningún detenido, por otra parte, la habilitación de Wolf, prostíbulo donde fue vista por última vez Romina, corrió por cuenta de los funcionarios municipales del radicalismo.
En Jujuy  a días del 3 de junio se produjo otro femicidio, poniendo en evidencia la gravedad del problema, el sábado pasado en Libertador G.S.Martin  Rosa Aliaga fue hallada enterrada en el patio de su vivienda, su expareja se encuentra detenido,  María F. Gonzales fue hallada en el dique las maderas, su ex pareja tiene pedido de captura internacional, en tanto que  Leticia Cari, Rosalía Quiroga,  Haydee Cruz, Katerine Cruz y otras tantas mujeres forman parte de las terribles estadísticas que dicen que cada 30 horas una mujer muere por femicidio. Este es el resultado de una cadena de responsabilidades que comienzan en el propio Estado y en sus gobiernos responsables de la creación de un conjunto de premisas sociales que terminan en esta barbarie. El nivel altísimo de muertes de mujeres no puede ser atribuido de ninguna manera a la acción aislada hombres enfermos, hay algo que subyace a este régimen que debe ser debelado para realmente hacer retroceder este estado de situación.  Es necesario reconocer que las mujeres somos víctimas de las políticas de género que impulsa el gobierno provincial y nacional que están orientadas a descargar la responsabilidad de poner un freno al violento sobre la espalda de las mujeres víctimas. El botón antipánico, la consigna de "sacale tarjeta roja", son el taparrabos de una política que no persigue, ni castiga ni contiene al hombre violento.  Tal es así que  Liliana Fellner, la actual senadora del FPV, promociona una Red de Mujeres Jujeñas, que mediante el slogan “frenemos la violencia de género”, no ofrece una real salida a la problemática y resultan ser una cortina de humo para ocultar que el estado es el principal responsable de la violencia que se ejerce sobre  las mujeres, pues no cumple su rol de protección y asistencia a las mismas.
En materia de Salud, los derechos de las mujeres jujeñas se han visto vulnerados, se conocieron  8 casos de muertes maternas en el nuevo Hospital Materno Infantil, la denuncia de los familiares de   Lorena Fabiola Sánchez  de San Pedro que falleció luego del parto, puso en evidencia esta grave situación que afecta al sistema de salud publico de la provincia,  puesto que luego de este caso salieron muchas mujeres a denunciar la mala atención que  recibieron en el nosocomio. La Maternidad  no cuenta con los recursos humanos y materiales necesarios para brindar una atención adecuada, ni se encuentra equipado con un quirófano, en 8 meses  se llegó a atender solo 800 partos de los 5000 proyectados y bajo la categoría de ´´baja complejidad´´ evaden responsabilidades  y solo pueden atender partos normales y  en buenas condiciones.  En definitiva el fracaso de la maternidad demuestra un problema de fondo, la crisis del sistema de salud pública provincial y nacional, que sostiene enfermeras, residentes médicos y trabajadores de la sanidad con  salarios por debajo de la canasta familiar y en otros casos con largas y extenuantes jornadas laborales. Por otra parte el crecimiento del embarazo adolescente en la argentina es una de las muestras palpables del fracasó total de un modelo que profundizó las causas, que bloqueo el aprendizaje de educación sexual científica en los colegios. El gobierno alineó al Estado con las posiciones oscurantista del clero católico cuando sancionó, con los votos de aliados políticos patronales, una reaccionaria reforma del Código Civil que ilegalizó el aborto, cuya consecuencia es muy negativa para la salud de la mujeres, puesto que es la garantía de la clandestinidad del aborto, lo que provoca centenares de muertes y mutilaciones por año.

 El 3 de junio movilicemos para gritar bien fuerte Ni UNA MENOS. EL ESTADO ES RESPONSABLE

Basta de femicidios! Basta de violencia en todas sus formas!

Concentramos a las 16hs en Hospital Materno Infantil (Frente Parque S. Martin) y movilizamos hacia Plaza Belgrano.

Contactos:

Victoria Méndez Torrez  388-154492022
Andrea Rúa                        388-154305364
Estela Colqui                      388-154712164