sábado, 30 de agosto de 2014

VOTARON UNA LEY ANTIOBRERA




El gobierno jujeño logró la aprobación, el pasado 21 de agosto, del paquete de tres leyes conocido como “desprecarización laboral” con el apoyo en general de todos los bloques legislativos.

Pese a que el gobierno se jactó, durante meses, de estar resolviendo el problema de la precarización de los empleados públicos, ninguno de los tres proyectos apuntan directamente a blanquear a los trabajadores que prestan servicios en el Estado provincial o municipal. Tampoco significa un pase inmediato a planta permanente sino que, por el contrario, se regulan ciertos requisitos que debe cumplir el trabajador para el ingreso a planta condicionándolo a que el Estado “deberá contar con el presupuesto suficiente”.

La ley 5833 crea un “registro público de empleadores con sanciones laborales”, permitirá al Poder Ejecutivo provincial identificar, conocer y dimensionar la cantidad de personas que están prestando servicios en el sector público sin el amparo de ningún régimen.

Miles de trabajadores precarizados, que aspiraban lograr el pase a planta y la estabilidad laboral, han visto truncadas sus expectativas ya que en este nuevo registro no se computarán a los trabajadores que tengan pasantías, reemplazos o que realicen una contraprestación por tener un plan social.

En definitiva, el objetivo de este paquete legislativo es que el Estado vuelva a tomar las riendas sobre el empleo público en la provincia, para quitárselo a organizaciones sociales, que en un momento lograron quebrar la resistencia al mismo incorporando trabajadores a las reparticiones públicas.

El Partido Obrero caracterizó, desde un primer momento, que con estas leyes el gobierno apunta a regimentar a los empleados públicos y a descargar el ajuste sobre los trabajadores. Planteamos el pase de todos a planta permanente y un plan de obras públicas que venga a satisfacer las necesidades básicas de los jujeños: vivienda, red de agua potable, cloacas, red de gas natural, entre otras.