miércoles, 5 de abril de 2017

ALARMANTE CRECIMIENTO DE LOS FEMICIDIOS EN JUJUY

Se produjeron cinco en apenas tres meses

En los primeros tres meses del año se produjeron cinco femicidios en la provincia de Jujuy. Se trata de un crecimiento alarmante.

En febrero, Yolanda (30 años) y su hija Solange Velázquez (8) fueron brutalmente asesinadas y violadas en el  Departamento de San Pedro; esa misma semana, Nahir Mamani (20), una joven madre de Alto Comedero, quien intentó reiteradas veces realizar denuncias contra su pareja (sin conseguir respuesta de las instituciones del Estado), fue asesinada con un arma blanca.

En marzo, Gladis Choque (50),  de San Pedro de Jujuy,  murió  tras el ataque de cuatro hombres  que intentaron abusar de ella y su hija de 10 años. Antes de escapar, los agresores prendieron fuego a su vivienda; en este cuadro de violencia creciente contra las mujeres, el 22 de marzo en la puna jujeña  Silvia Gutiérrez (31)  fue estrangulada por su pareja.

En solo 90 días la cifra de femicidios llegó a casi la mitad en comparación con el 2016 (12 casos). Esta cifra alarmante pone en evidencia la indefensión en la que se encuentran las mujeres víctimas de violencia que realizan denuncias y son sistemáticamente desamparadas por las instituciones encargadas de protegerlas o asistirlas.

¡Ni una Menos! La responsabilidad es del Estado.

En nuestra provincia, la creación de la  Secretaría de Paridad de Género  en marzo del 2016, junto con la inauguración de nueve Centros de Atención de Violencia de Género distribuidos en varias  localidades del interior de la provincia, no pasaron de ser anuncios que procuraron encubrir la responsabilidad del Estado en el incremento de todo tipo de violencia hacia las mujeres. Estos Centros de Atención  cuentan con un presupuesto insuficiente,  escaso personal, se encuentran colapsados, no ofrecen un  plan de contención real.

La secretaria del organismo, Soledad Sapag, declaró (ante el caso de Nahir Mamani) que "no podemos intervenir de oficio, no podemos obligar a la persona a ser atendida”, indicando que la víctima se acercó ''obligada por su padre y que no quería recibir atención''. Lo cierto es que el accionar de esta Secretaría se caracteriza por su desdén.

A su vez, el gobierno de Gerardo Morales (UCR-Cambiemos), días después del 8 de marzo, anunció la inauguración de  dos juzgados especializados en violencia de género, pretendiendo que las mujeres depositemos nuestra confianza en jueces y fiscales que han atacado sistemáticamente los derechos de las mujeres y de los trabajadores.

Es por esto que desde el Plenario de Trabajadoras consideramos necesaria la organización independiente de los partidos del gobierno y la denuncia al Estado como garante del sometimiento que vivimos. Impulsemos la creación de un Consejo Autónomo de la Mujer, electo y revocable por las mujeres, con independencia económica y política.


Por Andy y Estela