martes, 24 de septiembre de 2013

JUJUY: EL DESAFÍO HACIA LA LEGISLATURA



Con la presentación de las listas a legislador provincial y concejales en Jujuy, entramos en la recta final hacia las elecciones del 27.
Los Blaquier, patrones del ingenio Ledesma le “marcan el paso” a Fellner y a Morales, quienes, en representación del PJ y la UCR, se reparten el poder en la provincia. Esta patronal se animó a “jugar en la calle” promoviendo movilizaciones que exigen impunidad en los delitos cometidos durante la dictadura, atacan a la nueva dirección del sindicato azucarero -que ha recuperado la capacidad de lucha de los trabajadores- y empujan a la devaluación de la moneda. En 15 días, se han sucedido dos represiones brutales contra trabajadores estatales: Fellner está dispuesto a llevar adelante un libreto de mano dura y ajustes, como lo exigen las patronales.

Venimos de obtener 30.000 votos, con porcentajes más altos en las grandes concentraciones obreras. Defendiendo esta votación lograríamos el hecho histórico del ingreso, por primera vez, de la izquierda en la Legislatura. Sería un paso fundamental para avanzar en la construcción de una alternativa política independiente de los trabajadores jujeños, que en un par de décadas tumbaron varios gobiernos, pero nunca pudieron constituirse como alternativa política.

Una que se propone impedir esta conquista es Milagro Sala. Ella presenta la ficción de un “kirchnerismo nacional” al que sigue adjudicando posibilidades progresistas, en referencia a un Fellner “conservador”. ¡La impostura no puede ser mayor! De ese conservadurismo forma parte el mismo ‘modelo’ de Sala, con sus límites muy claros: decenas de miles viviendo de un plan social, cooperativas que realizan obras públicas por la mitad del convenio colectivo de trabajo. En vivienda, defendió el plan “un lote para cada familia” que inscribió a decenas de miles hace dos años y sólo entregó unos pocos hasta ahora.

La otra función del partido de Sala la acaba de exponer el diputado Miguel Tito, que integra su frente, cuando declaró que “cuando Milagro llegue a la Legislatura se van a acabar los cortes y ella se va encargar de asegurarlo”. Sala no va a la Legislatura en representación de los oprimidos. Su candidatura explicita su conversión definitiva en burócrata estatal.
Por eso presenta el planteo del ingreso al parlamento como un abandono de la “calle”. Si ello es suicida para los trabajadores, lo es doblemente cuando está a las puertas un brutal plan de ajuste.
En cualquier caso no hace falta que la Tupac llegue al parlamento para verla jugar este papel de mordaza. Ya funcionaron como apéndice del Estado en el desalojo físico de buena parte de las miles de familias asentadas hace un par de años.

Desde el Partido Obrero en el Frente de Izquierda, apuntamos a ingresar a la Legislatura para potenciar las luchas, defender a las organizaciones obreras contra la regimentación y represión estatal y desarrollar un programa. Planteamos una salida al problema de la vivienda en base a la reserva y expropiación del 40% del suelo urbano, y exigir que el estado garantice el pago del convenio a los trabajadores de las cooperativas. Plantearemos que el ingenio La Esperanza con sus 65.000 hectáreas se integre a un plan de desarrollo urbano y de diversificación productiva gestionado por trabajadores y vecinos. De este modo pondremos fin a décadas de gestiones patronales que recibieron subsidios millonarios del Estado, eliminaron puestos de trabajo y no invirtieron un peso en la modernización de la planta.

El desarrollo del Frente de Izquierda

El Frente de Izquierda ha presentado su lista a diputados provinciales, que es encabezada por José Mendoza (PO) y Alejandro Vilca (PTS) en segundo término. Además, hemos presentado listas a concejal en San Salvador de Jujuy, Palpalá, Perico, San Pedro, La Esperanza, Libertador (Ledesma), Monterrico, El Carmen, La Quiaca y Tilcara.

Esto implica un desarrollo, puesto que nos presentamos en más lugares que en 2011.
Nuestra tarea ahora es reforzar nuestra intervención de cara a octubre para llevar a la izquierda a la Legislatura.

Iñaky Aldasoro